COLOMBIA: 10 DIAS ENTRE ROLOS, PARCES Y AROMA CARIBEÑO (2da PARTE)

DIA 5

El dia anterior nos habiamos juntado con Andres y una compañera del camino: Mari, para planear lo que serian dos dias en el Tayrona.
Apenas llegamos al hostel donde estaban ellos nos encontramos con que ya habian ido mucho mas alla y compraron provisiones para quedarse a vivir: arroz, papa, cebolla, agua, avena, aguacate, zanahoria, tomate , lima, mandarina, banana y mas …
La cara de Mechi y Adrian lo decia todo, no solo por la cantidad de comida que habia que llevar a cuestas en la caminata que se venia sino que tambien el arroz y la papa “pequeño detalle” ya estaban cocidos y guardados en bolsas ziploc individuales.

Quedamos en encontrarnos a las 9.00 en una esquina de Santa Marta.
Desde ahi se toman unos micros que luego de una hora de viaje te dejan el puerta del parque y tras el pago de la entrada hay unas busetas que te acercan al comienzo del sendero.
Desde alli, con todas las bolsas a cuestas, el caribe sopapeandonos con su calor y la playa a una hora de caminata.

image

image

image

El Parque sorpende con playas espectactaculares pero para llegar nadie te regala nada, hay que caminar por caminos complicados, entre piedras, arenas, subidas y bajadas.
Las playas no estan conectadas por la costa, sino que a todas se llega cruzando el bosque.
En el tramo final intercambiandonos el peso y apoyandonos uno a otro y parando si era necesario, le pusimos energia y llegamos al lugar donde ibamos a dormir.
No era un “gran lugar” , pero era nuestro hogar para esa noche, un terreno con carpas y hamacas, una improvisada cocina y un poco higienico baño.

image

Almorzamos.
Y salimos para la playa, que estaban a 15 y 30 minutos de caminata.
Hermosa playa, de agua transparente, pescaditos de colores, no tan calida, ideal para refrescarse.
Nos quedamos hasta tarde y antes de anochecer emprendimos la vuelta.

image

image

La noche paso entre mates, charlas con nuestros compañeros en el camping.
Adrian y Mechi estucieron ahi, pero decidieron comer y dormir en el lugar de al lado, mas comodo que este “gallinero” como lo bautizamos.

El dia de playa me dejo cansadisimo y cerca de la medianoche me fui para la carpa para dormir.
El mosquitero me dejaba tranquilo. 40 grados, sin aire por ningun frente, dificil.
Pero el cansancio pudo mas.

DIA 6

La noche de anoche no fue la mejor para dormir.
Los chicos habian dormido en otro lugar, mas comodo.
A las 7 estabamos casi todos arriba, desayunamos y sin paciencia para esperar mas, nos fuimos para la ultima playa cercana a una 45 minutos de caminata.

El dia nos regalo un cielo despejado, sin nubes, para contemplar toda la belleza del paisaje, pasamos todo el dia dentro del agua, era el unico lugar donde se soportaba la temperatura.

image

image

A la tarde ya emprendimos la vuelta para Santa Marta, teniamos una caminata de una hora y media, antes de tomar la buseta.
Le erramos el camino y en lugar de ir por el del dia anterior fuimos por el que transitan los caballos, con menos desniveles pero llenos de barro y bosta.
Hasta la rodilla !
Llegamos del otro lado hechos un desastre.
Nos higienizamos un poco y nos subimos al micro con destino a nuestro hostel.

Anuncios