DESMAYOS POR TRIPLICADO ! ! !

El que me conoce sabe que cada tanto me desmayo. De borrachera, de susto, por cansacio o porque si.
En el viaje me desmaye “solo” tres veces. Las dos primeras en un intervalo de minutos mientras me encontraba en Cuzco y la tercera en Cuenca.
Tarde en contarlo para esperar el tiempo prudente y no tener a mi vieja (hola Ma ! ! !) con la Cruz Roja viniendo a rescatarme !.

EN CUZCO HAY FERNET, HAY FIESTA Y HAY DESMAYOS

Me encontraba en el hostel, era un dia especial. Venia una amiga de mi hermano a traerme provisiones desde Argentina: fernet, dulce de leche, alfajores, yerba y regalos de la familia. Estaba ansioso, hiperactivo.
Hacia mas de tres meses que me habia ido de Argentina y estas pequeñas cosas que hablan de nuestra identidad se extrañan y mucho.
A todo persona que me cruzaba le contaba de esto, de lo rico que son los fernet con coca y que no hay nada comparable a los panqueques con dulce de leche.
Estaban hartos de escucharme.
Y yo con mi sonrisa de feliz cumpleaños.
Llega Laura con su caja, cual Papa Noel, y mi felicidad desbordaba. Hablamos unos minutos de su viaje y del mio, y aun cuando previamente tenia planeado sacarnos una foto juntos, me olvide, estaba hipnotizado por la caja marron.
La acompañe hasta la puerta y volvi al encuentro con la caja magica a los saltos, subiendo de a cuatro o cinco escalones juntos.

Estaba ahi.
Yo la miraba.
Ella me miraba.

La caja era un iman para mis ojos. Era el momento de ver que sorpresa me deparaba.
La apertura de esa caja desato una noche de excesos.

image

image

Junto a Cristian, Dorthe y Fede compañeros en el bar, empezamos un camino sin retorno por el mundo del azucar: un kilo de dulce de leche fue bajando rapidamente a cucharadazos, el fernet se unio con la coca y el hielo para hacernos delirar y festejar este reencuentro despues de tantos meses alejados, el (el fernet) y yo (enamorado consumidor).
Dos o tres alfajores fueron masticados lentamente hasta hacer emocionar a las “papilas gustativas”, creyendose ganadoras del campeonato mundial de lo rico.

image

Pero……
En un momento la fiesta termino.
Me quede sentado en una mesa tranquilamente. Tipico de noche de borrachera.
La euforia le habia dado paso a la meditacion.
Fede (el uruguayo) algo me decia pero ya me encontraba en modus “desmayo”.

#lo que sigue a continuacion me fue contado por otras personas#

Me incorpore de la mesa con la intencion de caminar hacia el baño.
No llegue a hacer un par de metros que cai peso muerto hacia el piso de madera, retumbando el ruido en todo el hostel.
Era tarde ya, casi la 1:30 de la madrugada, por lo que Fede junto a un turista brasilero vinieron a socorrerme e intentar ayudarme.
Lograron sentarme, pero seguia diciendo incoherencias, transpiraba en exceso y mis ojos no parecian estar en el lugar.
Con ayuda de ellos pude pararme para ir al baño a mojarme o que se yo, y pummmmmm caida de nuevo, segundo desmayo!!!!!!!!!
Esta vez me reincorpore mas rapido y recobre el conocimiento.

Lo peor ya habia pasado, el calor que era mucho e insoportable iba desapareciendo de a poco.
La noche de excesos habia llegado a su fin.
Nunca mi cuerpo estuvo tan limpio como estos meses. Poco alcohol, comida en su justa medida, mucha fruta y verdura.
Igual te banco fernet.
La noche valio al pena.

EN PLENO RESTAURANT

Me encontraba en Cuenca (Ecuador), alojado en casa de Cristian y Jovy en pleno centro de la ciudad.
Despues de pasear durante todo el dia mientras ellos se encontraban trabajando y estudiando, quede en salir a cenar junto a Jovy y una amiga.
Mi estado previo a entrar era igual al de Maradona antes de enfrentarse a los ingleses en el 86: perfecto ! ! !.
Un sandwich de pollo y una cerveza fueron mi cena, mientras charlabamos y contabamos historias argentinas y ecuatorianas.
Llegando al final de la noche, algo empezo a suceder. El ambiente ya era hostil. Hacia mucho calor. Lo sentia inaguantable.
Fui al baño a mojarme y me sente nuevamente. Algo no estaba bien.
Antes de entrar en el modus “desmayo” logre decirle a Jovy: “me siento mal”. Sera por mi cara que ella se levanto enseguida en busca de algo para ayudarme.
Ahi me relaje.
Y en pleno restaurant con silla incluida me fui para atras.

Cuando recobre el conocimiento habia varias personas alrededor mio. Y me dije: “otra vez ! ! ! ! “.
Esta vez no hubo necesidad de preocupar a nadie y desmayarme por duplicado, ya que me volvi en “mi” y un poco debil por toda esta situacion decidimos volver para la casa.

Tengo que hacer un post contando todos los desmayos que tuve (algunos muy graciosos).
Hubo desmayos en el Hospital Pirovano, en casa de mis entonces suegros, uno tambien luego de que mi ex mujer se desmayara (efecto contagio) e incluso de chico hubo una bajada de presion luego de que mi vieja me pintara la cara con un corcho quemado previo a un acto en el jardin de infantes.
Se los prometo.

Anuncios