REFLEXIONES EN LA PLAYA

La playa me genera cosas como ningun otro lugar en el mundo, solo ver el mar y ensuciarse los pies con arena me provoca sonreir, disfrutar y soñar.
Mi cuota de montaña , minas de plata, ruinas incas, salares interminables, diws y noche con frio, caminatas y aventura y mas aventura ya fue cumplida, disfrutada y nunca sera olvidada.
Desde ayer el viaje entro en una nueva etapa.
Haber planeado la ruta de esta forma (tambien colabora la geografia del continente, claramente) genera esto: primeros meses con mucho ritmo y lo que se viene, la playa, para la calma y para disfrutar el camino recorrido, el presente y el futuro…

image

Llegue a Huanchaco ayer Sabado por la mañana.
Forma parte de la ciudad de Trujillo, la tercera mas poblada del Peru.
Se trata de las primeras playas que nos regala el norte peruano. No se imaginen un paisaje deslumbrante, pero poco a poco el Pacifico mostrara sus mejores caras, con paisajes paradisiacos y con la temperatura del agua siendo cada vez mas y mas agradable.
Pero el deslumbramiento con el paisaje es fugaz, un rato, unas horas, que se reviven al momento de mirar las fotos.
El verdadero placer y lo que se disfruta, viene del cambio interior que me esta produciendo el viaje, nunca dijeron la frase?:
“Cuando uno esta bien, todo le sale bien” Asi me siento.

Viajar me ayudo a desempolvar todo ese gris que me cubria: llamemoslo stress, agotamiento, rutina, futuro turbio y estancamiento.
Y la sensacion que hoy me inspira a escribir, es que siento que no hay techo, que este estado de “madurez emocional”, “de soñar permanentemente y sin limites”, de crecer diariamente, de sonreir, de paz interior, NO TIENE TECHO.
El que me conoce sabe que soy una persona introvertida que me cuesta generar vinculos, muy amigos de mis amigos y frio con el resto.
Viajar te pone a prueba diariamente con gente nueva. Saquemos a los habla inglesa que quedan descartados porque todavia no se hicieron amistades usando el lenguaje de señas. Pero muchas veces me encuentro encerrado en mi mundo interior y solo a algunos les permito romper esa barrera y que se puedan acercar.
Muchas veces, la timidez y el “pensar en el despues” hace que me frene a hablar con alguien. Que es el despues? Las despedidas en el viaje con gente que aprendi a querer se repiten y en lenguaje vulgar son una miiiiierda ! ! ! ! !
Descubri tanta gente increible desde que empece este viaje ! ! !

El momento para frenar, para pasarse todo una tarde tomando mate (como ayer) es ideal y viene justo, acompañado a la maduracion durante el camino.
Los primeros dias donde la cabeza de una arrastraba mas cosas de Buenos Aires que del camino fueron vertiginosas y necesariamente era ideal que sea asi, para que el presente adrenalitico se imponga al pasado que volvia y una otra vez.
Hoy mas calmo, mas sereno, feliz y con 120 dias en la espalda puedo sentarme uno, dos, veinte, cincuenta o cien dias en la playa.
Donde se generan charlas interiores (de las buenas) y charlas exteriores, siempre acompañadas por el mate, sanguchitos y musica, muy interesantes.
La montaña me genera ganas de descubrir y de ver que hay mas alla, el mar me inspira.

A disfrutarlo.

Anuncios