BOLIVIA: LA PAZ. LA BELLEZA SE ENCUENTRA EN LAS ALTURAS

El que alguna vez estuvo aca sabe de lo que le hablo, el que no, no deje de visitarla.
Tan grande como bella, La Paz despierta una magia unica que solo una urbe Latinoamericana puede provocar.

image

Tras 18 horas en micro desde Santa Cruz … si si 18 horas !!!!! Y pensar que en algun momento de mi vida me quejaba del viaje que hacia en el 60 desde el Centro hasta Tigre.
La ciudad nos recibio un Domingo, soleado y algo frio. Cansado, pero feliz de volver a pisar estas tierras en la que estuve el año pasado en otro tipo de viaje, y con poco tiempo para conocerla.
Apenas conseguimos hostel y me saque de encima la “tortuosa” mochila (tenemos una relacion de amor y odio), nada de esperar al otro dia, a caminar se ha dicho.
Primera parada, el Estadio Hernando Siles, lugar de partidos inolvidables y olvidables de nuestra Seleccion. Passarella y el corte en la cara de Cruz, Bielsa y el 3 a 3 sobre la hora, Pekerman y una gran victoria con los pibes, Maradona en el banco y Messi en la cancha para un 1 – 6 para el olvido y el ultimo 1 a 1 con Sabella en el banco y Di Maria y Mascherano corriendo como si la altura no importara.
Como veran el futbolero que llevo dentro no se tomo vacaciones, ja.
El intento de entrar al Estadio fracaso, todas las puertas cerradas y nadie para preguntar.

image

Segunda parada, el Mirador Kili Kili, en un lugar privilegiado desde donde se puede ver una vista 360 de la ciudad. Imperdible.

image

Los efectos de caminar en la altura se empiezan a notar y decidimos volver al hostel con un super plan, mate, pancito y la final de la Copa Confederaciones entre Brasil y España. (Que ganas de festejar nosotros en el Maracana en un año. Linda forma de morir).

Al otro dia, salimos para el sur de la ciudad, no mas de 10 km, con la intencion de conocer el Valle de la Luna.
Primer paso, conseguir un micro que nos lleve hasta alla. Luego de ubicar la parada, permanecemos en el lugar sin exito casi una hora. El tema es que la mayoria de lo que nosotros llamamos “bondis”, son pequeñas combis que pasan una tras otra repleta de gente.
Al final, un conductor se apiada de nosotros y emprendemos viaje.
El Valle nos sorprende con un lugar muy bello, de formaciones rocosas producto de la erosion de millones de años. Nunca estuve en la luna y creo que Neil Amstrong tampoco (polemico) por lo que no tengo ni idea porque tantos lugares utilizan su nombre en “vano”.
Hay dos senderos que rodean y atraviesan el lugar, permitiendo conocerlo y maravillarse.
La vuelta es mas facil y con la respiracion agitada y una mini vuelta por los alrededores del hostel. Hoy no hay futbol, pero haciendo zapping descubro a Gladiador, que me mantiene hipnotizado como dos horas.

image

image

image

El martes es el dia de conocer la ciudad, una caminata de lado a lado, nos lleva por la Catedral de San Francisco, la plaza Murillo donde se encuentra Evo, la Calle Jaen: un callejon al estilo San Telmo, otro fracasado intento de entrar al Estadio y dos miradores mas: el Monticulo y el que se encuentra dentro del Parque Urbano.

image

image

image

image

image

Bella, para enamorarse, para descubrirla.
Andres dice que cuando el mundo colapse y el agua nos tape, esta ciudad va a sobrevivir.
Sera cuestion de ir averiguando por un terrenito.

Anuncios