CHILE: SAN PEDRO DE ATACAMA. RODEADO DE MARAVILLAS NATURALES

Llegamos a San Pedro el jueves por la tarde con el sol cayendo y con el frio empezando a castigar. Estamos en pleno desierto, y las temperaturas durante el dia alcanzan los 30 grados, pero por la noche bajan fuertemente hasta llegar a los 0 grados.
Otro particularidad es que se encuentra a 2.400 metros sobre el nivel del mar. Se soporta mas que bien, quizas a la hora de andar en bici castiga un poco mas de lo normal, pero nada comparable con la altura de La Paz u otras ciudades de Bolivia y Peru donde se superan los 4.000 metros.
El pueblo es muy chiquito, viven 3.000 habitantes aproximadamente y el turismo es quien acapara gran parte de el, con hostel, hostales y hoteles, con agencias para conseguir excursiones, bares, restaurantes, venta de productos tipicos de la zona, todos llenos por turismo nacional y extranjero.
Sus calles, de tierra y construcciones bajas y sencillas, me hicieron acordar mucho a lugares del norte argentino: Purmamarca o Cachi.
La magia del lugar reside en todo lo que esta alrededor, decenas de atracciones: Valle de la Luna, Valle de la Muerte, Laguna Cejar, Observatorio Astronomico, Geiser del Taito, Pukara de Quitor, Baños de Puritama, Volcan Licancabur, Catarpe, Salar de Atacama, Lagunas Miscanti y Miñiques, entre otros.
Vino la tarea mas dificil (buehhh… estos son los “problemas” de hoy en dia): ELEGIR.
Rapidamente decidimos hacer todo lo que podiamos en bicicleta, nos da independencia y otra forma de contactarnos con la naturaleza, por eso nos decidimos por el Valle de la Luna, el Valle de la Muerte, la Laguna Cejar, Quitor y Catarpe, todas a no mas de 30km del pueblo pudiendo ir y volver durante el dia. Hacer todo o mas cosas significan mucho dinero y Chile es uno de los paises mas caros del primer tramo (Chile, Bolivia, Peru y Ecuador).

image

○ VALLE DE LA LUNA

Salimos del hostel en direccion al Oeste, nos esperaban 16 km hasta la entrada del lugar, y luego un recorrido largo por dentro, mitad en bicicleta y mitad por senderos para realizar unicamente a pie.
Acompañados por Alejandra y Josefina, dos chilenas muy divertidas, emprendimos un camino para disfrutar desde el primer minuto, el paisaje es increible, la Cordillera nos acompaña todo el camino y el cielo algo nublado nos ayuda a que el desierto no sea tan hostil.
Cuevas, pendientes adrenalinicas, subidas interminables, caminos de asfalto, ripio, arena, dunas como para sentirse en el Sahara, precipicios para poner a prueba mi vertigo. Increible. Magico.

image

image

image

image

image

image

○ LAGUNA CEJAR

A 30km del hostel en direccion al sur nos esperaba este oasis peculiar que tiene el Desierto.
El camino es mas largo, pero mas tranquilo, todo recto, con unos pocos metros con pozos que a esta altura despues de 8 horas en bici del dia anterior, hacia sentir el asiento como el elemento mas odiado del mundo.
Apenas llegamos nos cuentan que hay dos lagunas, una para sacarse fotos y otro habilitada para el baño, solo nos recomiendan que por la gran cantidad de sal que tiene el agua cuidemos nuestros ojos y no metamos la cabeza bajo el agua.
Tambien nos suman un dato que no sabiamos, no es necesario flotar, la sal te mantiene en la superficie siempre. Todo muy lindo, pero cuando toco el agua para sentir la temperatura, hay un veredicto: HELADA.
Solo para valientes, locos o con ganas de agarrarse una pulmonia (mi amigo Andres). Yo me atrevi a poner los pies y quedarme a disfrutar del paisaje. Mucha familia, ya que era Sabado e iban a pasar el dia, llevando comida, juegos, metiendose un poco en el agua, charlando.
Nosotros comimos, nos quedamos un rato largo y emprendimos la vuelta.

image

image

image

○ QUITOR Y CATARPE: GARGANTA DEL DIABLO

Como veran me falto un lugar: el Valle de la Muerte, pero como fana de River me quede a pasar el Domingo en el hostel para verlo por Internet (bastante bien se vio, aunque Araujo sigue relatando tan mal como siempre). Feliz por la victoria, me fui a dar una vuelta por el pueblo (con la banda roja cruzandome el pecho obvio).
El lunes nos decidimos encarar para estos dos lugares: Quitor (3 km al norte) y Catarpe (8 km al norte).
El camino es increible pero exigente: pocas rectas, un camino menos “acondicionado”, piedras en el camino y rios para cruzar.
La cuesta del diablo (solo alguien tan malvado puede generar un camino asi) nos deja sin energias y con necesidad de que un barril de agua caiga sobre nuestras cabezas.
No es poco decir que no sufri ni un raspon (en Ushuaia tire una moto de nieve al agua, imaginense lo peligroso que soy, ja).

image

image

image

image

image

image

Fueron dias muy divertidos, en el hostel encontramos un grupo barbaro. Aprendimos juegos de carta de todas las latitudes: el ruso, el juego de la familia, carrera de caballos, chancho inflado, truco brasilero y mas. Con fogata bajo las estrellas y todo!.
Con problemas a veces para comunicarse, pero nunca para compartir y divertirse.

Un lugar increible, para conocer. No se va a arrepentir.

Anuncios